El timo de la prestación por cese de actividad para autónomos

En agosto del año 2010 el gobierno de España, entonces capitaneado por Mr. Zapatero, tuvo la gran idea de introducir una prestación por cese de actividad para autónomos. Algo que en principio, y sin leer la letra pequeña, puede parecer realmente bueno y una manera de avanzar en la equiparación de derechos de los trabajadores por cuenta ajena y los trabajadores autónomos, y en especial para los TRADE (trabajadores autónomos económicamente dependientes), pero que en la realidad dista mucho de lo que cualquiera de nosotros consideraríamos como un sistema correcto y justo. Y es que la forma de pensar de los políticos difiere mucho de la del resto de los mortales. La suya parece ser mucho más enrevesada, oscura y siempre con segundas intenciones ocultas.

Comencemos por el principio: para poder ser objeto de esta prestación deberás cumplir una serie de requisitos y estar cotizando por accidentes de trabajo y enfermedad profesional y adicionalmente para la prestación por cese de actividad. Si eres TRADE estás obligado a cotizar en ambos conceptos así que ya te han jodido de inicio porque no tienes libertad de elección.

Para poder recibir esta prestación es necesario estar cotizando para dicho concepto al menos 12 meses y puesto que la ley entró en vigor en noviembre de 2010, no se pudo realizar ninguna solicitud hasta al menos noviembre de 2011. Un año en el que si que se estuvo recaudando sin servir prestación alguna.

Si llegas al lamentable punto de cese de actividad deberás comenzar un proceso que con suerte se alargará durante un par de meses en el que tendrás que rellenar diverso papeleo que justifique que, a pesar de haber estado cotizando, tienes derecho a dicha subvención.

Si tienes suerte, y tu Mutua finalmente considera que tienes derecho a la subvención recibirás una prestación correspondiente al 70% de tu base reguladora con una duración de entre 2 y 12 meses según el periodo que estuvieses cotizando.

Mi experiencia es que si, a pesar de haber superado todos los obstáculos, consigues percibir tu prestación, nunca llegará a igualar la cantidad que tú previamente habías cotizado.

La pregunta en este punto, tras ver todos los inconvenientes del sistema, es por qué hicieron esto o por qué lo hicieron como lo hicieron. A mi se me ocurren 3 opciones: la primera para hacerse la foto y salir en los periódicos, la segunda para sacar dinero, porque en ningún caso van a tener que devolver más dinero del que recaudaron, y la tercera es que estamos dirigidos por un puñado de completos incompetentes hijos de *&?#! que sólo miran para ellos mismos.

Mi conclusión y consejo es que si tienes posibilidad de elección de aportar o no mensualmente a este fondo NO LO HAGAS. Es mejor que guardes ese suplemento mensual en el banco debajo de la cama. Te rentará más y lo tendrás disponible cuando tú quieras y sin necesidad de hacer ningún papeleo.

 

Ley 32/2010 de 5 de Agosto | BOE nº 190 de 6 de Agosto de 2010

Real Decreto 1541/2011 | BOE nº 263 de 1 de Noviembre de 2011

 

0 Comments

Comments are closed