Sin derecho a no hacer huelga

Una vez más, ayer salieron a la calle cuatro energúmenos que son incapaces de entender que si bien es totalmente lícita y respetable su derecho a la huelga o la de los motivos por los que se convoca, también debe ser respetado el derecho de aquellos que desean trabajar y no quieren secundarla.

Pero parece que a estos intransigentes cabezas de melón cuando no consiguen hacer compartir sus motivos mediante el diálogo y el razonamiento es cuando hacen uso de lo único que parece que vienen predispuestos a hacer: los descalificativos, la amenaza y la violencia. Y además, los muy cenutrios, se sienten orgullosos de sus actos.

Ilustración de García Moran/La Gaceta de Salamanca

Neutralidad en la Red

Un vídeo de Simón Hergeta.

Related Post

La disposición final segunda de la LES nos está negando el futuro.

Hemos hecho llegar este mensaje a todos los diputados y diputadas:

Este martes 21 de septiembre de 2010, se acaba el plazo para que los grupos parlamentarios puedan aportar sus enmiendas a Ley de Economía sostenible y, con ella, la Disposición Final Segunda (anteriormente Disposición Final Primera) o “Ley Sinde” que ataca los derechos fundamentales en Internet en favor de lobbies industriales que no quieren reconvertirse. La misma Disposición cuya retirada cientos de miles de ciudadanos y ciudadanas han pedido de todas las formas.

Recordamos además que esta Disposición se ha introducido de espaldas al propio parlamento: ha sido creada mientras una SubComisión Parlamentaria estaba trabajando sobre la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual. La Disposición final Segunda a sido introducida en la Ley de Economía Sostenible sin escuchar las conclusiones de dicha subcomisión que propone una reforma en profundidad de la Ley de Propiedad Intelectual para encarar con seriedad y beneficio general los problemas generado por las innovaciones de la era digital. La disposición Final Segunda tiene que caer también porque representa un desprecio a la labor de los diputados que son los reprentantes de los ciudadanos y ciudadanas de este país.

Queremos también recordar a los diputados que la ciudadanía pide que se desactive una ley que no ampara los derechos mínimos:

1 – No se puede concebir una ley que afectan intereses particulares y no generales donde el juez no pueda entrar en el fondo del asunto, ofreciendo todas las garantías legales a los ciudadanos y emprendedores que están operando en Internet. Cerrar el acceso a un sitio Web puede devastar la economía de un pequeño y mediano emprendedor. Los ciudadanos no debemos asumir la reconversión de las Majors.

2 – No se deben mezclar asuntos del orden de la competencia desleal, como puede ser lucrarse del trabajo de otro sin que esto repercuta sobre este último, con la libertad de enlazar, citar y compartir, que son la esencia misma de Internet, una herramienta crucial para el futuro.

3 – Es inadmisible que se legisle en favor de un sector económico atrasado en su reconversión a expensas de los emprendedores que están ya implementando las oportunidad de la era digital. El ministerio de Cultura no está a la altura del alcance del problema. Ha invertido un tercio de sus recursos en Industrias Culturales y ahora necesita una Comisión nada imparcial para rentabilizar estos recursos, distorsionando el desarrollo normal de la economía cultural. Antes el ladrillo, ahora la copia. No reproduzcamos una burbuja de los contenidos de entretenimiento.

El respeto y la comprensión de las opciones que ofrece Internet son la salida de la crisis. La disposición final segunda de la LES nos está negando el futuro.

Vía | red-sostenible.net

Imagen: Eneko/20minutos.es

El PSOE financia a Al Qaeda

Todos nos alegramos al conocer la noticia de la liberación de los cooperantes españoles Albert Vilalta y Roque Pascual tras 9 meses de secuestro. Pero la historia se torna gris cuando conocemos algunas de las concesiones que el gobierno ha hecho a la rama magrebí de Al Qaeda. Especialmente en lo que concierne a un pago de entre 5 y 10 millones de euros según cuenta el canal de noticias árabe Al Arabiya. Lo cual no debe de distar mucho de la verdad cuando el gobierno no ha desmentido nada.

El pago de este rescate a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) no hace más que sentar un precedente a los grupos terroristas indicandoles que sale rentable secuestrar a españoles. Si yo fuese un cooperante español me cuidaría muy mucho de ir a según que sitios. Por otro lado, si fuese una persona que suele contribuir con las ONGs me lo pensaría dos veces no sea que como consecuencia de mis aportaciones se acaben financiandose grupos terroristas.

Por otro lado, creo que a muchos se nos vino a la cabeza ocasiones anteriores en los que el Gobierno fue inflexible ante las exigencias de los terroristas. La pregunta obvia es por qué en anteriores ocasiones no se cedió y ahora si se paga a una sección del grupo terrorista responsable del mayor acto terrorista en nuestro país.

Ilustración de García Moran/La Gaceta de Salamanca


La huelga de los insolidarios

El martes 8 de esta semana fueron convocados a la huelga por los sindicatos 2,5 millones de funcionarios. Los mismos sindicatos que en los últimos 2 años han aceptado reducciones salariales en más de una ocasión para salvaguardar muchos menos puestos de trabajo. Pero claro, en esta ocasión hablamos de funcionarios. Esos trabajadores privilegiados que parece que vivan en una burbuja y que mantienen sus puestos de trabajo independientemente de la que esté cayendo.

La reducción salarial será de un 5% de media y supondrá para los que cobran menos como 4 cafés al mes y para los que cobran una cantidad considerable será más apreciable. Sin duda un esfuerzo que seguramente asumirían de buen grado todos aquellos que se encuentran sin trabajo e incluso los que si lo tienen si como contrapartida tuviesen esa estabilidad laboral tan idílica como la que disfrutan los llamados a la protesta.

Cierto es que estos trabajadores (excluyamos a la clase política y demás escoria) no son los causantes de esta crisis, pero también es cierto que no es algo local (aunque las medidas o no medidas de nuestros dirigentes hayan ayudado a meternos más en el fondo) pero tampoco son los causantes los casi 5 millones de desempleados de este país. Trabajadores que por seguro firmarían encantados estar en la situación de los que protestan hoy.

Afortunadamente no han sido tantos los insolidarios que ajenos a situación económica global han salido a exigir sus privilegios particulares.

Ilustración de García Moran/La Gaceta de Salamanca